El covid-19 y el adulto mayor

Por César M. Garcés Carranza, PhD y Ellen J. Garcés, MS

En un abrir y cerrar de ojos, el mundo ha cambiado. Un nuevo virus mortal, covid-19 coronavirus se ha apoderado del mundo y ha cambiado nuestra manera de vivir y de sentir.

A toda la gente le han dicho que se quede en sus casas. Muchos trabajan desde sus casas cuando les es posible. Las familias y amigos ya no se visitan. Ya no hay fiestas de cumpleaños o grandes eventos familiares. Inclusive, las citas médicas, han sido canceladas. Para muchos adultos mayores este distanciamiento social los ha dejado más aislados que nunca.

Muchos adultos mayores ya se encuentran aislados, algunos de ellos viviendo solos. Algunos miembros de la familia están ocupados con sus vidas cotidianas y pueden vivir distanciados para hacer visitas frecuentes. Sus días estaban estructurados con la compra de alimentos, visitas con vecinos y amigos.

Estas visitas los mantenía algo movibles y sociables, pero todo eso se ha detenido. Esta gente se encuentra aislada, y les han dicho que se queden en sus casas. Ellos ya no tienen la rutina diaria para dividir el día y poder tener contacto humano.

Estudios demuestran que las visitas y el contacto con otras personas mantiene emocionalmente saludables a los adultos mayores. Esto a su vez les ayuda a mantener buena salud.
Los adultos mayores que han tenido una buena relación con sus hijos y sus nietos y amigos hora han perdido ese contacto por causa del covid-19. Hoy en día, la salud mental es especialmente un problema para estas personas. Pero, para esta población vulnerable, es doblemente importante. El aislamiento puede llevar a la soledad, depresión y ansiedad. Esto puede también causar que dejen de comer, dormir, de tomar sus medicamentos, volverse menos móviles y en algunos casos, suicidas.

Mientras que el aislamiento social preocupa la falta de estructura y funcionamiento del apoyo social, la soledad en los adultos mayores está relacionada específicamente con los sentimientos negativos acerca de la situación en que están viviendo. Los factores de riesgo por el aislamiento social en los adultos mayores incluyen la falta de acceso al transporte, contacto con amigos y familiares.

El covid-19, coronavirus, ha cambiado la manera en que muchos de nosotros estamos viviendo y trabajando y los adultos mayores no son excepción. La incertidumbre y el riesgo que estamos enfrentando ha aumentado los niveles de estrés, ansiedad y depresión en la población.

A medida que los números de casos del covid-19 aumentan, de igual manera lo hacen la ansiedad, estrés y depresión. Para los adultos mayores, los efectos del virus en su salud mental son tan importantes para tener en cuenta cómo son los efectos en su salud. Y para los uno en cinco que ya sufren de trastornos emocionales, o para los de uno en dos que están en riesgo de desarrollarlos, tenemos que desarrollar medidas de política. La incertidumbre y el riesgo que estamos enfrentando ha aumentado nuestros niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Actualmente estamos enfrentando una nueva barrera para la salud mental de los adultos mayores, covid-19 coronavirus. Los adultos mayores enfrentan el aumento de soledad debido a los pasos necesarios para detener la propagación del virus. Encerramientos, toques de queda y aislamiento social han sido impuestos en comunidades por todo el país y desde el punto de vista para reducir el número de infectados esto es bueno, pero como ya sabemos, la soledad es una barrera para la buena salud de cualquier persona. Y esto representa algo único con implicaciones severas para los adultos mayores.

El aislamiento personal desproporcionado afecta a los adultos mayores debido a que su único contacto social estaba fuera de sus casas. Aquellos que no tienen amigos cercanos o familiares que viven en su “zona segura” y que dependen del contacto de afuera a través de programas sociales y actividades comunitarias pueden ponerlos en riesgo de problemas de trastornos emocionales. Aquellas personas que ya tienen problemas de ansiedad y/o depresión pueden experimentar empeoramiento en su salud mental, y aquellos que anteriormente no lo han experimentado, también están en riesgo.

El aislamiento social y la ansiedad generada por las noticias pueden tener un costo emocional en los adultos mayores. Muchos de ellos experimentan líneas base de aislamiento, por estar en sus casas y por lo tanto se sienten solos, ansiosos y con pocas expectativas de ser reversibles. La falta de visitas de familiares y de amistades puede limitar la parte más significativa de la vida de una persona adulta mayor. La falta de interacción continua puede evitar que los familiares y amistades puedan darse cuenta de los cambios en cognición y función de los adultos mayores. Adicionalmente, el aislamiento puede prevenir el acceso a los alimentos y medicamentos y puede conducir a no darse cuenta de golpes y caídas o deterioración de su salud.

Mientras que el mundo está detenido, no hay que olvidarnos de aquellos que necesitan ayuda. Si fuera posible, los contactos telefónicos regulares o visitas por video con miembros de la familia o amistades también puede ayudar. Adicionalmente, todos deben tratar de tener contacto con sus padres, abuelos y amigos dentro de su esfera, ya sea por teléfono o video y animar a que otros hagan lo mismo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s